Un “¡vamos, venga!” resonando por todo el National Indoor Arena de Birmingham. Los músculos activados tras unos breves golpes. Una última mirada a las marcas en el lateral de la pista. Y un suspiro final con la arena como objetivo entre ceja y ceja. La saltadora inició su aproximación con ágiles zancadas y midió a la perfección la distancia respecto a la tabla de batida. Después de un largo rebote, completó una rápida transición al step y despegó hacia su marca personal. 14,40. Toda una obra de arte, ejecutada a las mil maravillas y celebrada como tal. Del puño de la atleta salió disparada arena hacia el inmóvil aire de la pista cubierta y de su boca, dos fuertes gritos de la más profunda alegría.

 

El resultado de todo ello, un bronce mundialista. La autora de dicha hazaña, la joven coruñesa de 22 años Ana Peleteiro. Habiendo sido elegida mejor atleta española júnior durante tres años consecutivos por la Real Federación Española de Atletismo, ahora no se conforma con poco. El 3 de marzo del presente año en Birmingham, superó con holgura su marca personal, quedándose a tan solo 24 centímetros del estratosférico salto de Carlota Castrejana en 2007 (14.64). El récord de triple salto español empieza a temblar. Peleteiro quiere inscribir su nombre en él.

 

Con tan solo 22 años, Peleteiro ya ostenta un bronce mundialista en su palmarés.

 

Aunque parezca que la carrera de la saltadora gallega haya llegado a su cúspide, su potencial es mucho mayor. La persona encargada de su entrenamiento, el experimentado saltador y campeón olímpico cubano Iván Pedroso, conoce sus límites. En una entrevista concedida al diario El País, éste reconoce que Peleteiro “tiene la técnica y la fuerza ya, ahora necesita creérselo”. A su temprana edad, habiendo dominado ya la forma y la potencia física, es cuestión de tiempo que coja confianza en sí misma y suba al escalafón más alto del triple salto. El sueño del oro olímpico está a su alcance.

 

En definitiva, la atleta gallega tiene muchos números de coger el testigo de la gran Ruth Beitia y coronar de nuevo a España en el panorama del atletismo femenino mundial. La recordwoman en potencia empieza a coger vuelo tras sus primeros saltos, sin saber aún cuál será su huella más lejana en la arena.