El fútbol femenino español da un gran paso hacia la clasificación del próximo mundial de Francia en 2019. Las de Jorge Vilda logran una nueva victoria ante las segundas de su grupo, Finlandia, y se mantienen como líderes invictos e indiscutibles del grupo 2 de la clasificación europea. La selección española está cada vez más cerca del objetivo mundialista realizando un gran fútbol de juego y contando con muchas futbolistas jóvenes que ya pisan fuerte a nivel absoluto.

 

Empezó la selección española muy enchufada y concentrada, dispuesta a dominar el juego con el balón, y así lo hizo. Empezaron de titulares algunas de las jugadoras más jóvenes: Patri Guijarro (19), María León (22) y Virginia Torrecilla (23). La más veterana de inicio en el campo fue Jennifer Hermoso (27) y la media de edad del once inicial fue de 26 años. La selección apuesta por el talento joven. De todos modos, el primer gol, que dio tranquilidad a la roja, llegó en el balón parado y no de una jugada elaborada, a diferencia de lo que dibujaba el partido.

 

Sin embargo, el 0-1 en el minuto 10 de córner de Irene Paredes oxigenó a unas jugadoras que siguieron moviendo el balón sin que las finesas pudieran participar apenas, intentando asaltar a la contra de vez en cuando, pero sin excesivo peligro. El resto de la primera mitad se desarrolló tal como su inicio. Un monólogo de las jugadoras españolas en el que el balón iba de un lado al otro, con movimientos de apoyo casi de memoria.

 

La selección española cuenta con jugadoras con gran proyección / sefutbol.com

 

La única carencia de la selección fue la de pisar con claridad el área y crear ocasiones manifiestas para ampliar el marcador. El partido llegó al descanso 0-1 con una España dominando el juego escandalosamente, pero sin acercarse excesivamente al área rival para meter el segundo gol y sentenciar el encuentro.

 

No cambió el guion en la segunda mitad. España combinaba y Finlandia corría tras el balón. Por diferencia en el nivel de juego, el marcador debería ser de escándalo, si no fuera porque las llegadas claras a portería se sucedían sin continuidad. Pero llegó pronto el segundo gol de la Roja, con un testarazo des de la frontal de Olga García (25).

 

Aunque no hubo más goles, ambos fueron al inicio de cada parte respectivamente, dando la tranquilidad suficiente para triangular entre líneas sin temor a perder el balón en zonas peligrosas. De hecho, las finesas gozaron de muy pocos contraataques, y apenas inquietaron a la guardameta Lola Gallardo (24).

 

Irene Paredes avanzó a la roja en el marcador / sefutbol.com

 

La más joven sobre el terreno de juego, Patri Guijarro (19), del Barcelona, se mostró muy activa y encadenó una buena serie de pases entre líneas y paredes casi automáticas con sus compañeras. Rebosa talento la joven futbolista que ya con tan sólo diecinueve años es titular con la selección absoluta y se postula como presente y futuro de este fútbol.  Completó 61 minutos de juego, al ser sustituida por otra joven futbolista, Celia Jiménez (22).

 

Lucía García, la otra futbolista de diecinueve años convocada, entró al terreno de juego en el minuto 81 sustituyendo a la goleadora Olga García. Igual que Patri Guijarro, se mostró muy activa, y además, la jugadora del Athletic Club fue vertical con sus conducciones de balón y provocó dos faltas en tan sólo diez minutos. Fue peligrosa con el balón y feroz sin el balón, ejerciendo una alta presión.

 

Destacó también la actuación de Virginia Torrecilla (23). La mediocentro movió al equipo de manera horizontal pero también creó ocasiones que mantuvieron la chispa ofensiva. Firmó también un gran partido la lateral izquierdo del Barcelona, María Pilar “Mapi” León  (22), que estiró tanto como pudo la banda y se mostró muy cómoda subiendo el balón y cargando el juego por su zona de acción.

 

La selección española femenina va lanzada hacia el próximo mundial a través del buen trato del balón, logrado a partir del talento joven y de la solidez de un conjunto que tiene un admirador presente pero que a la vez imagina un esperanzador futuro con un conjunto de futbolistas que ya destacan por su gran nivel y que tienen aún un amplio margen de mejora gracias a su juventud.