La natación española se frota las manos con la progresión que está desarrollando un joven de 19 años destinado a ocupar páginas de oro en la natación mundial. Estamos hablando de Hugo González, nadador del Real Canoe de Madrid, que a sus 19 años ha levantado de las gradas a multitud de espectadores a base de exhibiciones y récords. Su crecimiento está siendo supervisado por la potencia en el mundo de la natación: Estados Unidos.

 

El último capítulo lo acogió el centro acuático Inacua Málaga, que vibró cada vez que la megafonía nombraba a su hombre de confianza en materia de espectáculo. Y Hugo no decepcionaba. Su primera aparición dejó perplejos a todos los asistentes cuando al tocar la placa se registró un espectacular 1.58.03 en la prueba de 200 estilos. Récord de España y mínima, por más de 2 segundos, para el Europeo absoluto de Glasgow. Un inicio prometedor y un público que se mostraba expectante a lo que ofrecería en las semifinales.

 

Hugo González firmó el Récord de España en 200 metros estilo en el Open de Málaga / Real Canoe NC

 

Por la tarde, fiel a su competitividad, volvió a tirarse al agua con el objetivo de rebajar su marca de las eliminatorias, aunque no lo logró por tan solo 2 centésimas (1.58.05). Una mezcla de chasco y admiración reinó en la grada, que veía que iba a disfrutar con el mejor Hugo durante estos campeonatos. A medida que avanzaba la competición se acumulaba el cansancio pero la joven joya española aseguró su pase a la final en los 200 metros espalda.

 

En la final volvió a reconocerse al Hugo que vimos en la prueba de estilos y se impuso a sus rivales con un tiempo de 1.58.66, reafirmando la mínima europea que ya había obtenido en las eliminatorias. Pese a subir poco menos de 2 segundos respecto su mejor marca, Hugo volvió a ilusionar a los máximos responsables de la natación española, que propusieron una novedad en estos campeonatos: sistema de eliminatorias, semifinales y finales. Método al que no todos los nadadores respondieron de forma positiva, ya que se requerían 2 marcas por debajo de la mínima exigida por la Federación.

 

La última prueba en la que el polivalente nadador del Real Canoe logró el oro fueron los 50 espalda, donde se impuso, entre otros, a Aschwin Wildeboer, toda una leyenda de la natación española en este estilo. Aunque no logró la mínima exigida para el europeo, Hugo acababa su trío de pruebas en las que se sentía más cómodo en el OPEN de esta edición (también nadó el 100 braza).

 

El nadador español ha trasladado su actividad académica y deportiva a Estados Unidos / RFEN

 

Los resultados obtenidos en Málaga confirman positivamente la decisión de González de trasladar sus estudios y la natación a Estados Unidos, el tradicional país líder de la natación mundial. Auburn ha dado la bienvenida a este español nacido en Palma en 1999 con un viejo conocido de la Península: el entrenador Sergi López, que resultó una bocanada de tranquilidad para los responsables de la Federación que han visto como, en muchas ocasiones, el sueño americano ha desplomado las expectativas de nadadores españoles.

 

Bajo las órdenes de López, el nadador de 19 años ha mostrado un nivel inesperado en su primer año. No por su nivel, que es mayúsculo, sino porque el primer año se considera de adaptación. Sorprendiendo a su propio entrenador, el medallista por partida cuádruple en los Mundiales Junior de Indianápolis en 2017, ya se ha hecho un nombre en el continente americano gracias a su exhibición en los 400 estilos en yardas en los Campeonatos Universitarios, donde registró la barbaridad de 3.35.76, la segunda mejor marca de la historia en yardas.

 

Hugo es muy tranquilo y muy inteligente en el agua. Es como una esponja y cada día te pregunta que puede mejorar y se queda después del entrenamiento a mejorar detalles. Tiene una gran proyección.”, comentaba su entrenador Sergi López, que tiene la ilusionante misión de pulir a este diamante que está destinado a brillar en el panorama acuático mundial en los próximos años.