La pesadilla de la que el Barça no despertó. El nacimiento de una nueva generación. Pero sobre todo, la formación de esta nueva generación. Con este propósito nació la Mediterranean International Cup (MIC). Un torneo de fútbol base internacional que trae a la Costa Brava a algunos de los clubes y selecciones nacionales más potentes de todo el mundo. Con más de 900 partidos de futbol en cinco días, 372 equipos de 42 equipos procedentes de los cinco continentes y más de 220.000 espectadores en todo el mundo. Precisamente, uno de los torneos más prestigiosos del mundo.

 

Llagostera, Espanyol, Celta, Sevilla, PSG y Atlético de Madrid. El F. C. Barcelona busca desesperadamente hallarse entre algunos de estos nombres. Equipos campeones. Equipos victoriosos de finales de futbol. El Barça no está aquí. En esta lista. Este año no. Hegemonía perdida. O como se le quiera llamar al desastre del Barça este año en uno de los campeonatos de futbol base más seguidos de todo Europa. Los equipos azulgranas masculinos y femeninos fallaron en sus citas.

 

Esta campaña el equipo azulgrana no ha logrado hacerse con el MIC en ninguna de sus respectivas categorías. El F.C. Barcelona llevaba tres años seguidos consiguiendo adueñarse de al menos un título. De hecho, concretamente el infantil llevaba tres años consecutivos consiguiendo ganar el campeonato. El año pasado el infantil se hizo con el torneo. En 2016, el Barça aumentó su legado al levantar el MIC, tanto el infantil como el alevín. También en 2015, el infantil logró levantar la copa.

 

Este año, el juvenil azulgrana fue derrotado por una potente Llagostera en unas semifinales muy disputadas. El mismo finalista ganó al Girona en la tanda de penaltis. El cadete A y el Infantil A del F. C. Barcelona tampoco se escaparon del mayúsculo fracaso. Ambos equipos llegaron a la final y ambos salieron tristes de la cita con el futuro. Los cadetes perdieron en la misma tanda de penaltis contra su vecino rival, el Espanyol. Muy parecida fue la decepción que se llevó el infantil, que perdió 0-1. El alevín también consiguió llegar a la final, aunque fue derrotado también en la tanda de penaltis por el Sevilla.

 

En el Barça femenino las cosas no fueron diferente. Solo un equipo lo representó en el MIC, y este infantil-alevín no logró pasar los cuartos de final. Las dos categorías que disfruta el futbol femenino las arrebató el Atlético de Madrid, que está apostando cada vez más por un futbol femenino victorioso y de calidad.

 

Y pareció una pesadilla de la que el Barça no despertó nunca. Demasiados equipos. Demasiada calidad. Demasiado fracaso para una Masia vacía de éxito. Demasiadas expectativas incumplidas para un torneo desastroso marcado por un Español lleno de gloria. El Barça no perdonará el 2019. O sí. El futuro decidirá su fama. Pero de momento no pertenece a ellos en esta edición del MIC. Y sí, fue una pesadilla.