El piloto inglés de 18 años, Billy Monger, sufrió un grave accidente hace apenas un año en una carrera. Tan grave que perdió las dos piernas. Pero el valiente Billy no sólo se repuso del accidente, sino que ha tenido la determinación de volver a ponerse el casco. Y lo ha conseguido con creces, puesto que en su retorno ha logrado una tercera posición en la Fórmula 3 de Inglaterra.

 

16 de abril de 2017, Donington Park. Billy se puso el casco y se subió a su vehiculo, como cualquier otro día. Pero no fue un día cualquiera. Tras adelantar a otros dos monoplazas, decidió avanzar al tercero por la derecha, donde tenía el espacio para hacerlo, pero en el momento justo en el que lo sobrepasó, apareció delante otro coche que, ni pudo ver antes, ni se encontraba lo suficientemente lejos para esquivarlo. Monger no pudo evitar la colisión frontal que lo dejó sin piernas.

 

Él mismo explicó que justo en el momento del choque no se dio cuenta de su estado físico. Lo primero que hizo fue instar a los doctores que atendieron antes al chico con el que había colisionado, a quien había oído gritar. Luego, cuando prestó atención a como había quedado su vehículo, ya advirtió la gravedad del estado de sus extremidades inferiores. Pero en ningún momento dejó Billy de pensar  en volver a competir. Nada le hizo cambiar de opinión y lo consiguió.

 

El accidente conmocionó no solamente a Inglaterra, sino también al mundo del motor. Varios pilotos de Fórmula 1 como Button, Verstappen, Ricciardo y Hülkenberg lo apoyaron. Lewis Hamilton se volcó con él especialmente y lo llevó a vivir de primera mano la carrera de F1 en Silverstone. Billy estuvo en el box de Mercedes y vio como el británico ganaba el gran premio y pudo celebrarlo con él.

 

El equipo de entoces del joven piloto, JHR Developments, abrió un crowdfunding en el que colaboraron muchos anónimos a parte de algunos pilotos de F1. Las donaciones reunieron más de 800.000 dólares, para la recuperación de Billy. La rehabilitación fue dura, pero Monger ha vuelto a andar con dos prótesis y también ha vuelto a pilotar con un coche adaptado en el que acelera con el volante.

 

90 minutos estuvo atrapado en el coche antes de que lo pudieran sacar y llevarlo al hospital. 2 amputaciones, una en cada pierna. 3 meses en un centro rehabilitándose antes de volver a casa. Pero 2 meses después de volver a casa, el 22 de mayo de 2017, volvió a aparecer en público con más fuerza que nunca. Se paseó en un kart de golf por el Oulton Park de Chesire rodeado de fans apoyándolo. “Todos me animaron, fue todo positivo, y eso es bueno. No quiero que mis lesiones sean algo negativo en el paddock, quiero que la gente lo vea como algo positivo que unió a la comunidad del deporte y el motor”.

 

En julio del año pasado el piloto volvió a subirse a un coche de carreras adaptado, con los controles en el volante. Además, anunció que tiene la intención de correr en 2020 las 24h de LeMans junto a Frederic Sausset, piloto con cuatro amputaciones. “Ha estado muy bien esto de volver a ir a cuatro ruedas, y tengo muchas ganas de volver a hacerlo”.

 

En diciembre, Monger andó por primera vez con sus nuevas prótesis en público, y lo hizo para recaudar dinero caritativamente para la Air Ambulance, los servicios médicos aéreos. “Es el momento de devolver. Sin la ayuda del increíble equipo de los servicios médicos, probablemente yo no estaría aquí hoy”. Recaudaron alrededor de 4.000 dólares.

 

Billy Monger se subió al tercer escalón del podio en Oulton Park / LatImages

 

Ese mismo diciembre, el joven deportista acudió a la gala de premios de la FIA. Antes de la gala, se reúno con varios dirigentes y profesionales. En esa reunión se decidió anular una norma que prohibía a los pilotos con una discapacidad competir de forma oficial. De esta manera Billy podría volver a correr. En la gala recibió el President’s Award, por su coraje y determinación, y por contribuir a la comunidad de la FIA. Monger fue ovacionado de forma rotunda. Allí vio de nuevo a Hamilton.

 

El héroe “Billy Whizz está de vuelta” estuvo además nominado al premio Laureus al mejor momento deportivo del año, junto a otros héroes, como el pequeño Bradley Lowery o los jugadores del Chapecoense, que fueron los que se llevaron finalmente el prestigioso galardón. De todos modos, el simple hecho de haber sido nominado ya fue un gran honor para este ejemplo de superación en cualquier lucha diaria.

 

31 de marzo de 2018. Y por fin Billy volvió a competir, esta vez con el equipo Carlin Motorsport, en la Fórmula 3 británica. Y no sólo volvió a competir, sino que se ha subido al podio de Oulton Park, donde meses antes paseaba en un kart de golf. Esta vez, lo ha hecho con un monoplaza adaptado y luciendo el número 23. Quedó tercero a 4” del líder. Por ahora es quinto  en la clasificación general. La imagen de Monger al salir del coche llorando es antológica. Billy está de vuelta.

 

Fotografía de portada: Mark Thompson/Getty Images