Si nos pusiéramos a repasar los halagos que ha reflejado toda una leyenda olímpica como Mo Farah, gran dominador del último lustro que ha apabullado a sus rivales fondistas en las grandes citas internacionales, destaca la atracción que le envolvió cuando supo que un jovencísimo triatleta, compatriota suyo, estaba destrozando sus marcas en el 5000.

 

El atleta británico, a través de su fundación, cede y otorga cada año una suma considerable de dinero a las que considera futuras promesas destinadas a dominar el panorama internacional. Y en 2016 la ayuda se fue para Alex Yee, un triatleta que por aquel entonces, a sus 18 años, atesoraba una marca de 13 minutos y 52 segundos en el 5000, registro por debajo de lo que el propio Mo Farah era capaz de hacer a su edad.

 

Dos años más tarde, el joven deportista inglés sigue acaparando todos los focos y es la gran esperanza del triatlón británico. Su futuro, según declaraciones suyas, parece estar ligado a esta disciplina, aunque el joven de Kent se clasificó y participó en los mundiales de atletismo júnior de 2015 en Cali, Colombia, y volvió a volar en los cinco quilómetros disputados el año pasado en la localidad belga de Oordegem, donde paró el crono en unos espectaculares 13 minutos y 37 segundos (a menos de 2.45 el quilómetro), la mejor marca junior británica de las últimas tres décadas.

 

Alex Yee parece destinado a convertitse en el heredero de Mo Farah. / James Parson – newsshopper.co.uk

 

Sin embargo, su progresión se vio estancada el año pasado como consecuencia de una brutal caída en Cagliari, localidad italiana donde debutaba en una Copa del Mundo de Triatlón. En el segmento ciclista topó con un bolardo y sufrió serias lesiones, como la fractura de cuatro vértebras y dos costillas, serios problemas que dificultaban el buen funcionamiento de uno de sus pulmones y una conmoción cerebral. El triatleta estuvo ingresado unos días bajo supervisión de los médicos, pero parece que ya está totalmente recuperado, como así lo demuestra su victoria el pasado mes de febrero en el campeonato universitario británico de cros.

 

En su extenso palmarés figuran algunos de los títulos más emblemáticos del triatlón en categorías inferiores, como el campeonato del mundo junior logrado en Avilés el año 2016 o el 5 puesto conseguido en el mundial junior de triatlón de ese mismo año en Cozumel, México, donde obtuvo el mejor tiempo en la carrera a pie. Allí se dejó un tiempo notable en el segmento de agua, haciendo imposible que bajara de la bicicleta con el primer grupo. Aunque su remontada a pie enamoró a todo el público presente.

 

La caída en Cagliari truncó la meteórica ascensión de Yee / triatlonwe.es

 

El padre del triatleta inglés es de origen chino, de ahí su apellido, Yee. El propio progenitor fue también un deportista de alta competición, pero dedicándose a otro deporte, el tiro olímpico. Además comparte afición con sus dos hermanos, también triatletas.

 

Gran futuro el que se espera para Alex Yee. Si las caídas y las lesiones lo respetan, nadie podrá parar al talentoso triatleta británico. Prepárense para disfrutar de una nueva bala inglesa.

 

Fotografía de la portada: Triatlón.org